oracion judas tadeo

Oración San Judas Tadeo

La oración es una poderosa expresión. A través de la oración, es posible que nos pongamos en contacto profundo con nuestro “yo” más espiritual. Y es que, gracias a esta manifestación tan personal y privada, es posible establecer comunicación directa con los seres del plano espiritual.

Cuando se ora, se entra en un estado de tranquilidad, paz y armonía interior que nos enriquece como individuos y que a la vez nos permite elevar nuestras peticiones a los seres espirituales con el poder de concederlas. 

Para realizar una oración, es necesario concentrarse y establecer una comunicación real, directa y ferviente. Esto al principio puede no resultar simple, pues implica atención en el interior; que muchas veces nos cuesta alcanzar. Sin embargo, con práctica y, sobre todo, con esfuerzo es posible orar de manera apropiada. 

Las oraciones son también herramientas muy poderosas para atraer las energías que queremos para nuestras vidas: paz, armonía, tranquilidad, prosperidad, amor y otras energías positivas. La razón por la cual la oración es tan poderosa es porque enunciar nuestras peticiones al universo o a un ser espiritual específico, nos ayuda a abrir nuestro entendimiento, a prepararnos para recibir lo que el universo tiene preparado para nosotros y se mueven las energías para traer a nuestras vidas lo que anhelamos fervientemente.

Algunas oraciones parecen ser más poderosas que otras; sin embargo, el poder de la oración reside principalmente en el corazón y el espíritu de aquellos que oran con devoción y firme convección.

¿Quién fue San Judas Tadeo?

San Judas Tadeo fue uno de los doce discípulos de Jesús de Nazaret. Ya que comparte nombre con otro apóstol, mucho menos apreciado que éste, se suele mencionar como “Judas, no el Iscariote”; este es Judas Tadeo. Este apóstol era sobrino de José, el padre terrenal de Jesús y, por lo tanto, familiar de éste.

Dentro del grupo de los apósteles, se le tenía como uno de los más religiosos y entregados a la creencia de Dios; por esta razón, San Judas Tadeo pudo ver a Jesucristo antes de su propia muerte. Posterior a la muerte de Jesús y su ascensión, San Judas Tadeo emprendió una peregrinación para predicar la palabra de Cristo. Estuvo con San Simón en Judea, Mesopotamia y Persia, donde fue dado por muerte por sus creencias religiosas; por lo tanto, murió como mártir. 

Durante su vida, cargo con el nombre relacionado directamente con la traición; pero no se hizo a menos por ello. Como un buen apóstol y creyente, dedicó su vida por completo a predicar la palabra de Jesucristo y, por lo tanto, es una personalidad trascendental para difusión de las creencias cristianas en el mundo entero.

Actualmente, a San Judas Tadeo se le conoce como el santo de las causas perdidas. La razón por lo cual se le reconoce de esta forma tiene su origen en el siglo XIV cuando Santa Brígida de Suecia, patrona actual de Suecia, religiosa que predicó en gran parte de Europa; aseguró que en una de las revelaciones que tuvo de parte de Jesús, el hijo de Dios le recomendó que cuando tuviera una petición de favores muy difíciles, le orara a través de San Judas Tadeo. 

A partir de este momento, San Judas Tadeo se convirtió en el santo de las causas perdidas y millones de fervientes creyentes elevan sus súplicas ante él con la esperanza de ser escuchados. 

san judas tadeo

¿En qué puede ayudarte su oración?

El poder que se le atribuye a San Judas Tadeo es tan amplio que es reconocido en todo el mundo como el santo de las causas imposibles. Esto quiere decir, que no hay petición imposible para este ser espiritual. Ante él, es posible elevar todo tipo de peticiones, pero de manera especial aquellas que parezcan completamente imposibles. 

Existen muchos testimonios en el mundo que hablan de los milagros de este santo y que nos dan una idea de todo lo que puede llegar a hacer realidad. Muchos de los testimonios hablan de cómo San Judas Tadeo los ayudó a sanar de una enfermedad incurable, cómo les permitió volver a ver a sus seres queridos, cómo se han ganado el amor de la persona amada, la manera cómo han podido lograr metas en su vida que pensaron imposibles y más. 

No hay petición que no se le pueda elevar a este santo. San Judas Tadeo puede interceder por nosotros para encontrar esa salida que no podemos ver, para lograr la sanación y alcanzar lo que más necesitamos en nuestra vida. Así, puede confiar en él para cada problema o circunstancia, puede hacer la oración san judas para el dinero, oración a san judas tadeo para el amor, oración a san judas tadeo para la salud, oración a san judas tadeo para un milagro, oración a san judas tadeo aprobar un examen.

¿Cómo realizar la oración a San Judas Tadeo?

La oración a San Judas Tadeo debe ser con plena consciencia de que nos estamos dirigiendo a un ser espiritual que tiene el poder para ayudarnos verdaderamente. Por lo que, lo principal para elevar la oración a este santo es despertar la fe desde el corazón, sentir que nos escucha y que traerá a nuestras vidas la gracia de Dios mismo. 

Es la oración san judas milagrosa ante todo. Por lo que tienes que tener la disposición de recibir lo que requieres. San Judas Tadeo oración breve pero poderosa y profunda. Esta oración a San Judas Tadeo es ideal para situaciones de urgencia. 

La mejor manera de hacer esta oración es con mucha concentración y seguridad de que vas a recibir la ayuda que requieres. Puedes hacerla en voz alta o mentalmente, según puedas sentir mejor la energía espiritual. 

La oración a San Judas Tadeo es la siguiente: 

Oh venerado San Judas Tadeo, siervo fiel y amigo de Jesús. Muchos son los que te honran y te invocan en el mundo entero, como el patrón de los casos imposibles y de las causas desesperadas. Ruega por mí, que me siento tan impotente y solo.

Por favor, consígueme ayuda visible y rápida. Ven pronto en mi auxilio en este momento de gran tribulación que aflige a mi alma para que pueda recibir el consuelo y la ayuda del cielo en todas mis necesidades, pruebas y sufrimientos, particularmente en esta (realiza aquí tu petición) y que pueda alabar a Dios contigo por siempre.

Llama ahora